Deuda de dolor – Mini relato

Hay deudas que solo se pagan con sangre, intereses imposibles de cancelar con otra cosa que no sea intenso y profundo dolor, horas de angustia que reclaman embargos de desesperación.

cuerda.pngcuerda.png

Por eso estás allí en esa cama, atada y amordazada, porque

ha llegado el día en que pagues tu deuda

. Comienzas a despertar y te das cuenta de tu situación, puedes intentar gritar, nadie te va a oír. Entre balbuceos y sollozos ruegas cosas imposibles de hacer para mí.

Mis cuchillos, alternados con mis besos y caricias irán cobrando el saldo de la deuda que en tu conciencia pesa. Penetrarte con mi pene y mi daga, tus quejidos y gritos ahogados, alivian todo lo que me hiciste pasar, poco a poco se va saldando la deuda, pagando con moneda similar.

Pero no desmayes mi amor, que solo es el comienzo.



Para este mini relato me inspiré en las canciones de “Cloroformo” de Caramelos de cianuro“hasta que tu muerte nos separe” de Mägo De Oz. Escrito como parte de mi participación del reto de @milkbox.esp, las bases del reto.



Material de otros autores:

portadacuchillohombre.


 
Licencia de imágenes.


Gracias por leer estas palabras de mi autoría.



firmaMegaW.png

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *